Algunos poemas



HERRAMIENTA


  


Viaje obstinado de luz a la Tierra:
Rota la pausa de los días buscas
En tu cuerpo visible una señal
Partícula a partícula ese polvo
Que flota en la demolición del orbe
Llena los huecos de tus muebles fríos
De tu TV encendida hacia qué ojos
Y de tu propia osamenta arrojada
Sobre la superficie de un planeta
Que es también un juguete abandonado
Sorprendido acomodas las presencias
Que te rodean a la maquinaria
De la memoria De a poco el paisaje
Se recompone y todo se echa a andar
Viento sin lugar Tijeras que azotan
El lienzo infinito de cada hora
Y ese lenguaje En tu boca En las manos
Para relatar desde el desaliento
La escandalosa aventura del sol
Sobre las cabezas Para decir
Casi sin cesar como una pregunta
Para pronunciar incompletamente
La limosna diaria de lo mortal.




ACTO REFLEJO


Cuando se oye sonar la propia música
En un lugar ajeno y no hay espejos
Que confirmen la supuesta presencia
En este cuarto de poema y fiebre
Cuando una letra cierra la palabra
Y sólo sigue un largo espacio en blanco
Cuando el tiempo es la secuencia del caos
Cuando todo es deuda y sólo resta
Conservar el doble punto de apoyo
Que este suelo concede indiferente
Cuando la noche es un acto reflejo
Vuelvo a escribir ¿Para mí? ¿Para un otro?
Nadie lo sabe: igual vuelvo a escribir
Hasta escarbar Hasta desenterrar.



PERO AVANZO



La diferencia entre lo que no sé
Y lo que aúlla detrás de la puerta
O se cuela en la entreabierta pregunta
Que la luz formula está en la palabra
Así el silencio se viste de un cuerpo
Que no consigo abrazar Nadie espera
Y los papeles raspan su vacío
Según las reglas que impone la noche
Pero avanzo Quizás para perderme
O porque quedan resquicios de blanco
Y yo necesito encender un fuego
Para el invierno de estas viejas letras
Quizá para dejar que todo huya
Y un verso destruya lo que he callado.



CANCIONES NO OÍDAS



Está la mesa servida y la música
Desfila con su río ya trazado
Pero no estás hay silencio en la casa
Para velar el goteo indecible
De un piano que parece de otro tiempo
Ese idioma no te alcanza ni el otro
En el que todo pretende abarcarse
Y todo tocarse Nada te alcanza
El caos de las horas el oculto
Relámpago dormido de la noche
Y ese vértigo de todo lo quieto
Te cobijan Te aceptan Te adormecen
Hay luces que cambian tras la ventana
Y es un espectáculo con paciencia
Trazado por el azar laborioso
Del mundo Es un instante de fulgor
Perdido una vez más y para siempre
En las ruinas de tus ojos cerrados.



CARA O CRUZ


Arrojas el verbo como una antorcha
Hacia la oscuridad que te ha tendido
La celada No hay respuestas Apenas
La primitiva mudez de las cosas
Pero el ácido negro que carcome
Tus pupilas deja en cambio sonar
Una música un susurro o un sordo
Aleteo: Para ti están tocando
Esa partitura ciega Resuena
Para ti para que tu entumecida
Palabra la pueda cantar Te grita
Lo que ya antes has callado Te grita
Para que despiertes alces los ojos
Y así el alba te perfore y levantes
Tu propio cuerpo igual que a una moneda
Que ha dirimido otra vez el azar.




BARRICADAS



Acaso diga y escriba y repita
Y gaste con la tinta y la voz nombres
Que no harán otro gesto que extraviar
Las llaves de algún reino sordomudo
Esto es un simulacro Nada puede
Más que parir largas filas de hormigas
Letras Señales de humo contra el mundo
Esquivo que no puede ser tocado
Pero acaso escriba mientras la noche
Estrecha el vínculo con esta casa
Que alimenta ecos como nodriza
De leches oscuras Acaso escriba
Describa una fruta en la mesa un grifo
Denuncie la distancia entre las cosas
/Nada pierde su cerrada unidad/
Acaso insista en poner por escrito
Formas figuras círculos viciosos
Y un sistema que sigue funcionando
Aire & vacío: El paisaje & el cuarto
Sostenes de una ficción pulmonar
Por la que el lenguaje respira pruebas
De estar asido aún a lo posible
Por eso acaso vuelva a repetir
El acto de calzarme una corona
Engarzada con palabras opacas
/Hegel: «El hecho primero mediante
El que Adán conquistó los animales
Fue imponerles un nombre Mejor dicho
Los aniquiló en su propia existencia»/
Pero este verso no sabe matar
Y menos sabe nacer el poema
Acaso entonces sólo gaste tinta
Y dibuje un mapa para extraviarme
En laberintos negros sobre blancos
Use como un manco una mano sola
Cómplice en el motín del alfabeto
Acaso diga y repita y escriba
Y en la saliva del habla se seque
El agua de este vaso que pronuncio
/La boca tiene sed y tiene lengua
Para beberse de un trago el silencio/
Acaso escriba largas despedidas
Reciba el último adiós de lo dicho
Porque decir es como abandonar
Porque escribir es elegir la sombra
Que acecha donde no llegan los ojos
Porque la red que arrojo de vocablos
Y acaso lo que hablo cuando sueño
Deba decirse escribirse caerse
Acaso porque sí o porque no
Porque las células siguen muriendo
Y es un hilo de sangre la escritura
Que ignora la ley recia de lo útil
Acaso porque arrecia el aire frío
De este diálogo entre adentro y afuera
Acaso escriba de nuevo y de nuevo
Diga y repita la primera letra:
Es lo que tengo Lo demás se ha ido.


Más poemas: Cerrado / Canciones no oídas e Historia corregida

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada